martes, 31 de diciembre de 2013

2014...


© Patrick Demarchelier,  fotografía.



2014

Cada gota que inunde esta noche mis labios será una muestra de gratitud para cada uno de vosotros, cada uva (imaginaria) será un deseo… hasta agotar en mi retina cada uno de los meses del calendario; el brindis final será mi eterno agradecimiento. Noviembre y diciembre quedaron en mi blog desiertos de todas mis palabras: el calendario del 2013 solo cuenta los diez primeros meses; me reservo los dos últimos junto al resto de hojas en blanco… queda aún mucha tinta  por verter.
¡Gracias 2013, bienvenido 2014!




© e-essència.
(2014, 2013)


viernes, 25 de octubre de 2013

Lenguas poéticas...

El silencio es un idioma que no todo el mundo sabe hablar;
y la lengua ese órgano del que deberíamos abusar, tan solo,

para saber besar.




(Lenguas poéticas; 2013)

lunes, 21 de octubre de 2013

Hastío...



Reza una frase que: “la vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento."  Y existen momentos, pero también existen personas. Hay quienes en esta vida te ‘prestan’ su calor, pero también las hay que solo logran ‘calentarte’. Y la diferencia está en saber con quién compartir esos momentos. Nada sucede por casualidad.
La vida es ese ‘algo’ más que todos solemos buscar. Y yo hoy ando buscando ese frío donde poderme abrazar. El otoño promete pasar de largo.


A veces siento, pienso, me expreso... y a veces también grito a través de mi pluma.



Hastío...

Arañar, morder, gritar (hasta rabiar); dejar al eco también hablar. Abrazarse al silencio: pero jamás... ¡jamás callar! Más tarde, (quizá), romper a llorar. Rebelarse; igual que el verano en pleno mes de octubre.
Cómo extraño el frío en este tiempo... (tan solo el frío).






(Hastío, 2013)

miércoles, 9 de octubre de 2013

Mañanas siempre así…


Que el gris no te confunda en la mañana. Que el misterio de un nuevo día no te haga retroceder. Que siempre habrá más colores. Y que siempre tendrás una nueva oportunidad. Que la mañana se muestra todos los días y, que tú, eres especial. Mañana siempre es hoy, mañanas siempre así...





Mañanas siempre así…


Mañana gris,

Ilumina, tu presencia, igual que el sol.
Ilumina, tu sonrisa, este hoy.
Iluminas un nuevo día, siempre tú,

Mañana es hoy.


Se viste de terciopelo con tu voz,
Se maquilla de esperanza e ilusión.
En el puerto esmeraldas,
y en la calle, avenida amor,

Mañanas aquí.


En el cielo se dibuja el color,
tu mirada infinita pinta sobre él,
y aparece solitario un gorrión,

Mañana azul.


Siembra de deseos este amanecer.
Cubre de perfume mi jardín.
Y regálame una flor que se parezca a ti,
…rojo pasión,

Mañanas siempre así.



La tarde cae sobre mi piel.
Emerges en silencio al respirar.
Y se apodera un sentimiento sin cesar,

Mañanas a flor de piel.


Es la noche una nueva oportunidad.
Regresas, vienes y vas.
Y el eco nos transporta a otro lugar,

Mañanas en la oscuridad.


Y el silencio,
Y la luna,
Y la madrugada,

Mañanas acostumbradas a ti.

Y regresa como ella, (siempre) como cada mañana.





(Mañanas siempre así, 2013)



sábado, 5 de octubre de 2013

Algo de rojo sobre gris...


Pinceladas, bocetos, fragmentos por escribir, diminutas historias que dan a pensar; sabe Dios que sí… Sobre la retina del tiempo resta una entrega y, muchas más.



 Algo de rojo sobre gris…

Me pido el gris para caminar por la vida. Y me pido el rojo para detenerme en ella. Y si me sobra, me pido el resto de colores para dar pinceladas allí por donde quiera que vaya.

No sé por dónde debo empezar. Mis pensamientos son un verdadero caos. Una extraña mezcla de sensaciones. Como decir que quisiera llorar y reír a la vez. Como quererlo contar todo y no ceder ni una sola palabra a cada hoja en blanco que resta por escribir.
No quedan restos de mis lágrimas sobre el mar. Mi mirada clavada en el horizonte no recuerda ni siquiera mi nombre. Ni siquiera el suyo.
Sentada en las rocas veo correr el tiempo. No llevo reloj que me cuente las horas. Me fio del sol; al menos él no me engaña.
No hay día que piense en todo lo sucedido. Y no hay noche que haga lo mismo. ¡Dios mío, mis ojeras me delatan! Suerte tengo de mis paseos diarios hasta el mar; donde la brisa y el sol hacen que mi piel sea algo menos pálida. Y así aprovecho también para estar un rato a solas. Tener a mis padres a mi lado es una gran suerte en estos momentos, pero hay veces que necesito de la soledad para refugiarme en mí. Sabe Dios que sí.
(...)




(Algo de rojo sobre gris, 2013)



Valle de lágrimas...


“El valle de las lágrimas” de Sonia Marmen, escritora canadiense, es uno de mis libros favoritos. Es una fabulosa historia de aventuras y de amor, de ahí el título plasmado por mí, pues guardo un hermoso recuerdo de su lectura. Se dice que cada libro leído es como vivir otra vida más y, así lo creo yo también. La palabra ‘devorar’ me encanta cuanto a libros se refiere, me gusta esa sensación: devorar libros es sumamente placentero. Recuerdo haberme emocionado, haber reído y haber sufrido página tras página en una historia que transcurre en tierras escocesas; un marco ideal de tonos verdes y abundantes, de montañas y de valles, donde la figura de los highlanders siempre me ha llamado la atención.
‘Valle de lágrimas’, mi poema, no es un reflejo de este libro, pero si un hermoso recuerdo. 

(‘…y para siempre’, así reza en la última frase del libro también)





Valle de lágrimas.


Dejé una lágrima en la almohada,
nació una rosa encima de ella y,
la verdad, amada mía,
que en mi partir
lloré mares de tristeza 
por no saber llorar ante tu presencia.
Y brotó la flor,
reflejo de tu belleza,
por no querer que tú, mi amada,
sintieras la tristeza.
Me fui con todo y me fui sin nada;
me fui sin ti;
partí al alba después de la madrugada,
y sentí,
sentí que algo en mí se quebrantaba.
Y solo sé que fue un error
no haberme despedido de ti,
para poder así seguir recordándote
con la mirada despierta entre mis labios;
dormías tan bella como siempre.
Partí al alba con la mirada al frente
y mi corazón en la almohada.
 Te amo, mi bella dama,
…y (es) para siempre.





(Valle de lágrimas, 2013)




jueves, 3 de octubre de 2013

Eclipse de amor...

                                                 
La piel que habito. De vuelta a mis orígenes…





Eclipse de amor…


Del sol nació el deseo que la luna ahora contempla como un eclipse en toda su plenitud:
mi cuerpo desnudo y el tuyo muy dentro de mí.
Y al vaivén de las olas, y al compás de la mar, y en el silencio callado, y el suspiro final. Se mece cual capitán con su navío arrancado el deseo que penetra sin cesar; desgarrando cada letra de nuestros nombres y aventurándose el verbo una vez más, ¡sin piedad!
Y es tu boca una fuente y son tus pechos dos cántaros que sacian mi sed, y es tu ombligo el límite de un umbral a cruzar. Y, ferviente el deseo no se detiene y avanza a medida que la piel grita ese momento tan esperado, y así, cada vez, más y más. Y así, otra vez, más y más y, cada vez, mucho más. 
De las mieles que yacen en nuestros labios solo queda un último beso final.

Quedan muchas noches en el calendario para poder navegar.
Quedan muchas lunas para podernos, tú y yo, amar.






(Eclipse de amor, 2013)



miércoles, 2 de octubre de 2013

Camins d'aigua dolça...


                   Nua de veu i als braços d’aquesta terra que m’acompanya. 
                   On les mirades es perden. On els somnis es creuen.





Sota el sostre d’un cel blau.
Sobre la sorra de la platja.
Els meus ulls glaucs
es perden al fons d’una mar
d’aigües dolces…


I el cant de les gavines.
I les onades de fons
que les acompanyen.
Tot plegat i en silenci,
tot en pau i tot és calma.





( Camins d’aigua dolça, 2013)


jueves, 19 de septiembre de 2013

El acento en mis manos...


Renovarse o morir…



El acento en mis manos


Me he llevado cada acento de mi último poema.
El amor no entiende de comas.
Me reservo un punto y final más allá de la muerte.
Mientras, me sostengo entre puntos suspensivos.
Habito el verso.
Proclamo a los cuatro vientos mi nombre.
Déjame seguir siendo la pluma que escriba poesía sobre tu piel…
Hoy y, siempre.





(El acento en mis manos, 2013)



lunes, 26 de agosto de 2013

A Gala...

© ‘Gala despullada d’esquena’ 1960. Salvador Dalí.
Oli sobre tela. 42 x 32 cm. Fundació Gala-Salvador Dalí, Figueres.



No la buscava a ella, però tinc a Gala tant present que el seu passat, ara mateix, és a dins meu… i m’agrada.



A Gala…

Nua,
axí,
mostrant-se al món que la va veure néixer
i sense cap vergonya de per mig.
Tant nua que és difícil adonar-s’en de quelcom
ocult al seu cos,
o potser sí.
Nua de pell i de veu
però vestida de silenci.
Un silenci llarg i valent
que crida l’atenció.
Un silenci que amaga qualsevol conversa d’amor
abans tinguda.
Ella n’és l’exemple de que els secrets
mantenen totes les seves lletres,
desde la primera
fins l’última
passant per el punt i apart
i de vegades final.
Nua,
axí,
mostrant-se a tothom com potser volia ésser ella.
De vegades tant nua
que et sembla estar contemplant una obra d’art,
…i jo em deleixo.
Nua com un cel despullat,
però vestida d’un cert aire de l’Empordà.
Musa anhelada,
Gala estimada,
quasi no sé res de tu
ni del teu veritable amor,
que amagues tu tant nua?
Que és allò que tant et dol i no vols que ningú sàpiga?
Si fossis aquí et diria:

 despulla la teva ànima petita oliveta
i no ens deixis orfes de la ‘teva’ historia
o potser ho acabi fent jo...

…però  sé que ja no hi ets.
Seguiré contemplant-te.




© e-essència.
(A Gala, 2013)
Tots els drets reservats.



__________________


No la buscaba a ella, pero tengo a Gala tan presente que su pasado, ahora mismo, está dentro de mí… y me gusta.



A Gala…


Desnuda,
así,
mostrándose al mundo que la vio nacer
y sin ninguna vergüenza de por medio.
Tan desnuda que era difícil darse cuenta de algo
oculto en su cuerpo,
o quizá sí.
Desnuda de piel y de voz,
pero vestida de silencio.
Un silencio largo y decidido
que llama la atención.
Un silencio que guarda
cualquier conversación de amor
antes tenida.
Ella es el ejemplo de que los secretos
mantienen todas sus letras;
desde la primera
hasta la última,
pasando por el punto y aparte y,
a veces,
hasta final.
Desnuda,
así,
mostrándose a todos como quizá ella quería.
A veces tan desnuda
que parece estar contemplando una obra de arte…
y yo me deleito.
Desnuda como un cielo despojado,
pero vestida como una cierta brisa de l’Empordà.
Musa anhelada,
Gala querida,
casi no sé nada de ti
ni de tu amor verdadero,
¿qué ocultas tú tan desnuda?
¿Qué es eso que tanto te duele y no quieres que nadie sepa?
Si estuvieras aquí te diría:

desnuda tu alma pequeña ‘olivita’
y no nos dejes huérfanos de ‘tu’ historia
o puede que lo acabe haciendo yo…

..pero sé que ya no estás.
Seguiré contemplándote. 



© e-essència.
(A Gala, 2013)
Todos los derechos reservados.


lunes, 12 de agosto de 2013

Realidad o utopía…


Como dirían muy bien los franceses… 
“c’est la vie”.



Realidad o utopía…

No sé si este amor es una utopía.
En los bancos del parque rezan las golondrinas.
Y las papeleras están llenas de melancolía.
Mis pies me acompañan donde quiera que vaya,
La ciudad echa humo,
Los semáforos gritan colores,
Y las gentes se cruzan sin ni siquiera mirarse a las caras.
Soledad transitada por las multitudes,
No sé si este amor es una utopía,
O acaso una película de hora tres cuartos.
El asfalto quema a pesar de la lluvia.
Las farolas prometen abrazos de acero.
Y las calles se pierden de esquina en esquina.
El tiempo sucede al compás de las horas,
No sé si este amor es una utopía,
O quizá, la mirada perdida
a través de un viejo álbum repleto de fotografías.
Un niño llora sentado en la acera.
Un chico joven le roba un beso a su prometida.
Y un hombre anciano se agarra a la vida
en su viejo bastón de caña.
Realidad o utopía…
Y el paso latente de casi todos los días.
La ciudad echa humo.
Los semáforos siguen gritando colores.
Y la noche se cruza en un paso de cebra bajo gotas de lluvia,
Mis pies me acompañan donde quiera que vaya,
Y yo me pregunto:

¿Qué habrá que darle a la vida para que te eche flores
y no tener que esperar a la primavera?
No sé si este amor es una utopía…




(Realidad o utopía, 2013)


viernes, 9 de agosto de 2013

Sentir...


Trémula y arrogantes…
mi piel y tus caricias.






(Sentir ,2013)

sábado, 3 de agosto de 2013

Naturaleza viva, nature vive…


Nada quiero callar y, sin embargo, me refugio siempre en mi interior, celosa de todo aquello que pretenda ‘destruirme’. No soy amiga del rencor, pero sí enemiga de todos aquellos que no entienden que las personas tenemos nuestros sentimientos y no somos objetos de sus pretensiones. Me duele tanto que me utilicen como el hecho de que utilicen a las personas que yo más quiero. Me puede todo y no me puede nada. Me siento fácil y a la vez inaccesible. Me siento fuerte y a la vez me siento débil. Me siento pequeña pero sé que soy una gota más en este mar que nos envuelve. Soy una eterna enamorada, apasionada de todo aquello que logre cautivarme y, no es fácil que así sea.
Me apasionan, entre otros, las ‘citas’; esas frases que con poco logran decirte todo. Al igual como en un texto o libro nos topamos con aquella palabra que tanto necesitamos oír en un determinado momento.
Hace algunos años que guardo una de esas citas como un pequeño tesoro…

“Nunca he sentido tanta impotencia de ser río. Quisiera levantarme, salirme de mi cauce y abrazarte.” (Eduardo Felipe Nuñez)

…y eso quisiera yo en la vida. Y no me refiero exclusivamente al amor, me refiero a todo. El impuso nos abraza en momentos puntuales; ese deseo irrefrenable que no tiene espera.

Siento pasión por todo aquello que me apasiona. Siento el deseo de no querer parar cuando me hayo inmersa en ‘ello’. Siento también pasión por todas aquellas personas que les apasiona algo en esta vida. Y entonces su mundo se convierte también en mi mundo.

Hace unos días me topé con unas cartas que hicieron que me emocionara. Y es que también siento pasión absoluta por todo aquello que rodea a la figura del gran genio Dalí. Y hace años ya de ello.
Hoy tengo la suerte de sostener entre mis manos un pequeño tesoro; un libro. Un libro que hace referencia a dichas cartas; y nada tiene que ver propiamente con Dalí, pero que a él también le incluye.
“Cartas a Gala 1924-1948” es una recopilación de cartas y poemas que Paul Eluard, primer marido de Gala, y poeta francés, le escribió a ella. Es una auténtica maravilla, una fuente de inspiración absoluta.
No cabe duda de que Dalí fue un gran genio, y de que Gala tuvo mucho que ver con ello. Aunque Dalí cuando nació, ya nació genio y por su parte la vida se encargó de poner en su camino a su ‘bella’ musa. Dalí era un genio convencido:

 “Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello.”  

Me hubiera gustado vivir en la época del surrealismo. Me hubiera encantado pasear por las calles de Cadaqués y toparme con ellos dos juntos. Me hubiera gustado conocer a Dalí, y también me hubiera gustado, tanto o más, conocer a Gala. Sigo pensando que es una gran desconocida, que poco tiene que ver lo que se dice de ella con lo que realmente fue. Gala era mucha Gala. Y al igual que creo que Gala tuvo que ver, en parte, con los éxitos del pintor, también creo que Paul Eluard tuvo mucho que ver en la vida de Gala.

Me deshago en halagos ante los escritos de Paul Eluard. Y repito, son una auténtica maravilla. Siento pasión por sus cartas, por la forma que tuvo al escribirlas, por todo su contenido, por la manera en que se expresó y por conseguir emocionarme y que mi cuerpo se estremezca. El hecho de hojear el libro ha sido suficiente para que yo plasme en estos momentos “Naturaleza viva, nature vive…” Y nada tiene que ver con Paul, Gala o Dalí.

En su día lo dije: “Hablaré. Hablaré de mí, de ti, de él si hace falta. Hablaré de todos y no hablaré de nadie. Hablaré del tiempo, de la vida, de lo que me sucede. Me refugiaré en mis pensamientos, y dejaré que la pluma se deslice suavemente sobre una hoja en blanco…”

Y es que cuando yo me expreso soy como un libro abierto…





Naturaleza viva, nature vive…


Ma petite,
mi pequeña amada mía.

A ti te escribo y,
a ti te sostengo
(siempre)
entre mis pensamientos;
entre el paisaje puro que ven mis ojos (tú) y,
cual ramas de árbol se mecen con el viento.

Te (ad)miro tanto.

Je t'admire constamment depuis le ciel bleu
jusqu'à tes yeux.

El troco, tu cuerpo,
madera noble.
Las hojas, tus manos,
perennes de azúcar y sal;
mujer de contrastes.

La femme que tous ils voulussent.

Echas raíces en esta tierra madre que te abraza,
(la vida, ma vie)
y tanto tu amas y,
tanto yo te amo y abrazo;
naturaleza simple.

Nature blanche,
nature pure et nette.

Te ando buscando desde la nada,
y contigo,
contigo lo tengo todo;
tout.

Eres la savia que me alimenta,
ma petite belle.

Si tienes sed bebe de mí,
yo haré lo mismo.

De tus pechos, pequeños montes,
haré el cobijo de mis labios;
saciando mi antojo.

Y del ombligo, semilla joven,
germinará el deseo
haciendo viejos nuestros perjuicios.

Y seguiré el camino.

Naturaleza viva,

…je t’aime!





(Naturaleza viva, nature vive, 2013)



domingo, 21 de julio de 2013

Más que palabra(s)...



De la nada oculta.
Del silencio que navega en un ingrávido murmullo.
Del sonido sigiloso que tropieza con mi lengua y,
en mi boca;
solo ella sabe cuánto yo la quiero,
cuánto más yo la deseo…

la palabra,

…solo ella,
solo mía;
absoluta…

¡me pertenece(n)… toda(s)!





La palabra, hoy, más presente que nunca.
¿Callarme yo? ¡jamás!  …con la palabra por bandera.





(Más que palabra(s), 2013)