domingo, 5 de febrero de 2012

Al compás del tiempo...


Frío en la calle. Enero pasó de puntillas; y el calendario dice que estamos ya a cinco de febrero. El tiempo no se detiene y veo caer cada segundo abrazada al reloj que marca las horas. Mañana, seis de febrero… la vida sigue.


(La vida sigue, el tiempo no se detiene… y que no se detenga tampoco la poesía. Abrazada a sus palabras, abrazada por siempre a su eterna esencia.)




(5 de febrero de 2012)

sábado, 4 de febrero de 2012

“Gástame los labios…”



Como decía Neruda, “en un beso sabrás lo que he callado”.
Encontré no hace muchos días esta imagen que me inspiró este poema. No sé si hago bien en llamarle así, poema. Prefiero decir que he plasmado mis sentimientos, mi eterna y siempre efervescente esencia…
Un beso, maravilloso y espléndido arte… de todos los colores y de todos los sabores, y como no, con todos los  sentidos. Como siempre, para vosotros va el beso más especial y repleto de toda mi esencia. Gracias eternas por estar y leerme… 



Gástame los labios…”


Entregada a ello.
A su arte.
Al deseo que penetra sin cesar,
(…sabiéndote  mío.)
Entregada al momento,
en un instante eterno
que me sabe dulce,
que me sabe picante,
que me sabe a tanto,
…y que me sabe a todo.
Entregada, sí,
entregada a ti
y a tus labios.
Al beso esclavo
que lleva tu nombre
y yace siempre en mi boca.
Entregada al silencio
que no necesita palabras.
Y que una mirada intensa
y una leve sonrisa,
(preludio del beso)
suplen con su lenguaje.
Ven,
acércate,
y bésame…
¡hasta la saciedad!
…gastando nuestros labios.





(2 de febrero de 2012)