viernes, 22 de junio de 2012

El aire que respiro...


Hubo un día en que las letras se fundieron en abrazo. Donde las palabras se tornaron manto de caricias. Hubo un día en que mi pluma derramó infinitos sentimientos. Desde entonces es la fragancia que me acompaña… y se llama poesía.


Me
pierdo
en
cada
letra
que
respiro

¡y entonces sueño poesía!





(Junio 2012)