Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

P. A. L. A. B. R. A. S.

Imagen
Mis palabras no tienen sonido,  tienen tinta de la pluma de mis dedos,  de la pluma de mis sueños... Mis palabras se adivinan con mi mirada,  con mi sonrisa... y con las letras que impresas  dejan el aroma de una eterna esencia... Palabras grabadas por siempre en tu alma.



(25 Julio 2011)

Esencia en caricias de papel…

Imagen
Yo no hablo.
Me torno muda de palabra. Pero… Son mis ojos los que dicen, los que expresan y transmiten. Son mis labios que insinúan. Es mi boca que sonríe y te muestra la alegría. Son mis manos las que envuelven con mis gestos y emociones. Son ellas que acarician como suave brisa en tu piel. Yo no hablo. Yo te escucho. Te comprendo. No te juzgo. Yo te entiendo. Y te quiero. Yo no hablo. Y no es que no quiera hacerlo. Yo sí quiero. Simplemente… Yo lo escribo. Igual que yo lo siento. Igual que yo lo pienso. Son caricias en papel. Son deseos que se escriben con la tinta de la ilusión. Es mi corazón el que lo dicta. Esa es la razón de mi existir. Y es lo bello de este mi vivir. Yo no hablo, ¿y tú? Tú ¿qué me dices?

Recordándote con un abrazo…

Imagen
Me abracé al recuerdo. Me abracé al recuerdo de tus palabras, de tus labios al pronunciarlas, de aquella mirada intensa que me enamora. Me abracé, sí. Allí donde no existen las distancias, donde cada día amanece y donde cada día el sol sale. Y donde la luna, dama blanca por excelencia,   es escenario de noches capaces de mostrar las escenas más prodigiosas que jamás se puedan soñar. Me abracé entre los pliegues de tu sonrisa al besarme, entre los brazos que cogidos estrechaban mi cintura, entre las caricias que se perdían en la humedad de un recóndito paraíso. Me abracé a tu cuerpo, a tu piel; con las ganas y con el deseo de no soltarte. Y abrazada a ti me abracé al gemido, al eterno y risueño gemido; y atrapé su último suspiro en mi garganta, como un halo de éxtasis para el recuerdo. Me abracé, sí, me abracé a ti, entre el recuerdo de un abrazo, y con una sonrisa en mis labios. Por siempre, tú, entre mis recuerdos.




(20 Julio 2011)

Versos, caricias, aromas, deseos, tú, y yo...

Que sean tus versos los que digan a que sabe mi cuerpo, 
más allá del perfume de mi piel... ¡acariciándonos tú y yo!




(12 Julio 2011)

Tendresa...

Imagen
Tendresa. La teva pell nua, el meu cos despullat. Despullat, sí, despullat davant del mirall, el mirall dels teus ulls. Flor que despunta a trenc d’alba obrint-se de bat a bat. I tu, llum encesa, enlluernes tendresa cobrint el meu cos de plaer i de delícies. Caminaré, caminaré damunt teu, sense presa, assaborint tot de tu, descobrint cada racó amagat, cada tresor amb el meu nom. I quan arribi el moment, quan aquest arribi, enfilaré el gemec amb tu al costat, tots dos junts, amb tendresa. I despertarem al món, l’amor que ens tenim, quan arribat el moment aquest crit no deixi a ningú sense saber el que tu i jo sentim …amb tendresa! Cobreix-me. Cobreix el meu cos amb la teva pell i abraçam i no em deixis escapar.




(9 juliol 2011)

Envueltos en poesía...

Imagen
"Déjame ser la pluma que escriba poesía sobre tu piel… "




(8 julio 2011)

Dulce, tierno… beso a beso.

Imagen
"No solo nuestras manos son las que acarician. 
Los besos son caricias que provienen desde el fondo de nuestra alma. Mucho antes que nuestros labios sellen los labios de la persona amada, las miradas ya se han besado. Pero mucho antes, las palabras ya lo han hecho también. Y es que en cada palabra, en cada frase, se esconden multitud de sensaciones que antes de cualquier contacto físico que puedas tener, te pueden llegar a hacer hasta el amor. Siente, acaricia, y vívelo intensamente… palabra a palabra, mirada a mirada, beso a beso."


Dulce, tierno… beso a beso.


Delirios cautivos se enredan, con ansia, en el borde de mi boca. Desean las ganas, tus labios y el beso. Desean  perderse, y entregarse, tejiendo caricias de miel. Y quedarse dormidos en ellos, por siempre, en silencio, ¡derramándose! Te beso yo en sueños. Me besas tú, en la distancia. Y palabra a palabra, enhebras el nido dejando tu huella impresa en mi abrigo. Dulce, muy dulce. Tierno, ¡tan tierno! Me saben tus besos a noches sin f…