martes, 30 de abril de 2013

Versos indomables...


Cuando el poema te logra desnudar 
a través de sus versos…



Versos indomables

Era fuente inagotable de versos indomables.
De aquellos que una vez consumidos
aún te seguían quitando el aliento.
Y te servía una copa de vino tinto,
derramando el suspiro que entonces
se había posado en tus labios;
con todo el aroma aún de los suyos.
Eran de esos versos que te hacían el amor
una y otra vez,
hasta que el verbo se abría paso.
Eran de esos versos, sí,
de esos versos amantes que te invitaban
 a sentir todo su esplendor
hasta la última gota vertida.
Y te brindaba otra copa de más.

Era fuente inagotable con cada palabra.
Era sueño y deseo en la madrugada.
 
Permítele seguir verso a verso;
entregado a su origen.



(Versos indomables, 2013)



Entre lágrimas de sal...


He mojado mis lágrimas en sal…
he sentido la repentina necesidad de estar cerca del mar.
No se me ha ocurrido otra cosa más que hacer y, he roto a llorar.
¿Qué más podía yo hacer?




(Entre lágrimas de sal, 2013)

___

No todas las lágrimas son de tristeza. Ni todos los recuerdos son malas experiencias. Y no hace falta movernos de sitio para ‘viajar’… ni tampoco hace falta llorar para ello. Pero, ¿y qué? si siento esa necesidad. Llorar es limpiar el alma, como quien limpia el jardín de malas hierbas para que luzca de una manera más espléndida. ¿Qué más podía yo hacer si sentía la necesidad de ese aroma a mar?
Claro que siempre se puede sonreír e imaginar… pero los sentimientos no siempre se escogen, no siempre; y la imaginación, a veces, elige otros caminos.
Llora cuando sientas la necesidad de llorar, pero no te olvides nunca de sonreír.


viernes, 19 de abril de 2013

Mi rosal…



Mi rosal…

Era en el mes de abril donde el silencio se ocultaba tras un grito de esperanza. Era en ese tiempo de otoño oculto en la primavera de nuestros días, que los colores se resumían en unas cuantas hojas secas caídas en el suelo; y alguna flor marchita de añoranza. No había mayor deseo que el de su presencia. No había mayor necesidad que la de su belleza. No había mejores momentos que los de su nacimiento. Y esa espera de una primavera anticipada ocurría todos los inviernos. Y en cada estación se libraba una batalla. No me valía cualquiera. Quería a la rosa que florece en mi rosal… así, tan bella y ansiada ella.

Era a ella a quien  yo quería; sin desmerecer a ninguna otra… solo a ella.

___


Todo lo que en esta vida se ‘cultiva’ con ilusión y esperanza, se valora mucho más. Una amistad, un silencio pretendido, un amor correspondido, un sueño conseguido; y tantas y tantas cosas…
Hoy están aquí, mañana Dios sabe.




(Mi rosal, 2013)


Inocente y salvaje...

Tu mirada me dice tanto como tu boca despierta pidiendo la mía.
Así, tan salvaje…

Inocente y salvaje a la vez.



(Inocente y salvaje, 2013)



lunes, 8 de abril de 2013

Ignorancia...


No pretendo buscar un hueco a la ignorancia. Ignoro tan solo todo aquello que (mal) provoca. No hay duda, la ignorancia es el remedio a muchos ‘idiotas’. Y entiéndase por ‘idiota’, toda  persona o circunstancia. Y la vida te presta una lección…  



(Ignorancia, 2013)


Hay que darle importancia solo a aquello que realmente vale la pena… en la vida, todo son lecciones.



Pensamientos en azul…




Pensamientos en azul…

Tengo atravesado su nombre en mi garganta. Tengo la noche reservada solo para él. Me dibujo en su contorno; y mi silueta se dispersa como cual camaleón. No distingo de  mi esencia; no pretendo (ni quiero) renunciar a ella. Ayer ya robé tu aliento, deja que hoy mi página en blanco quede desierta de toda palabra (roja) a la fuga. Seguiré, seguiré hablando. Seguiré habitando mi pluma entre mis manos. Buscaré un espacio para cada letra. Un lugar para la palabra prohibida. No cesaré en mi empeño, todavía queda mucha tinta que verter. Pero hoy busco otra noche que encender. No necesito del sabor de una copa de vino entre mis labios; prefiero que sea otro aroma el que me embriague. Otro deseo el que me desnude por entero. Mi vida tampoco tiene sentido sin la presencia del verbo pronunciado a través de mi voz. Hoy, lo prefiero (solo) a él.

Azul es tu nombre y, …eres para mí.




(Pensamientos en azul, 2013)

_____


El color azul se asocia a la comunicación. Es el color que se relaciona al quinto chakra, el chakra garganta. Se dice que cuando las personas solemos callarnos las cosas y no expresamos las emociones y los pensamientos a través de la palabra, este se bloquea. Y es cuando entran en acción las dolencias en este parte del cuerpo. La mayoría de las veces no somos conscientes de que muchas de las enfermedades que se manifiestan en nuestro cuerpo tienen que ver con nuestras actitudes, sentimientos y pensamientos que solemos tener en nuestro día a día. Pero claro está, no todo el mundo llega a opinar lo mismo, y todas las opiniones son respetables. El mundo de los chakras y de los colores es todo un mundo por descubrir.
Este color, el azul, es un color que atrae paz y tranquilidad. Pero también es un color que se relaciona con la soledad. Recordemos el ‘periodo azul’ de Picasso, donde el pintor relacionaba el azul con la melancolía y la distancia. Por eso en esta época pintaba cuadros que reflejaban la soledad más absoluta.
No deja de ser el color de muchos uniformes laborales, por asociarse al color de la virtud y el trabajo.
Es un color de múltiples tonalidades, y a las personas que nos encanta disfrutar de la naturaleza, lo solemos ver reflejado en el paisaje. Ese cielo azul a través de un fondo de montañas. O quizá, unido a las cristalinas aguas del mar. A medida que nos vamos acercando su tonalidad va cambiando… El azul no deja de ser un color que nos atrae.
No hace mucho leí a una persona que explicaba que siempre llevaba en su bolso una caja de colores Alpino y, que cada vez que lo necesitaba, se prestaba de un color concreto… era una manera de ver que aunque el día fuera gris, su vida estaba llena de colores.  Una buena filosofía, ¿no creéis?
Yo ayer quise del color rojo, hoy pues, me decanto por el color azul. ¿Qué color necesitas tú?

Pinta tu vida… y sigue abrazada a ella.



jueves, 4 de abril de 2013

Pensamientos en rojo...


Si tuviera que decir un color, este sería el rojo. No porque me vista precisamente de él. Simplemente porque es el que mejor define mi esencia. Siento pasión por el rojo y por todo lo que su nombre conlleva. Todo color tiene sus aspectos positivos, y como no, también negativos. Habrá que sacarle, pues, punta al lápiz en este último aspecto. Siguen un día más mis pensamientos más rojos… todo tiene un ‘por qué’.




Pensamientos en rojo…

Ayer robé tu sonrisa de entre mis letras. Hoy puede que el llanto te acaricie la piel. No dejaré indiferentes tus sentimientos. Hablaré. Hablaré de mí, de ti, de él si hace falta. Hablaré de todos y no hablaré de nadie. Hablaré del tiempo, de la vida, de lo que me sucede. Me refugiaré en mis pensamientos, y dejaré que la pluma se deslice suavemente sobre una hoja en blanco. Robaré al verbo que se pose en tu cuerpo. Robaré a la palabra que logre acariciar tus labios; y te besaré. Besaré tu boca sin desperdiciar ni una sola letra a través de todo lo que hoy se deslice de entre mis dedos. Seré el canal que permita al deseo habitar, primero en mí y, después en ti hasta tus adentros.
Hasta el final del último suspiro de tu aliento… ¡sin piedad alguna!

Sobre la retina del tiempo resta una hermosa entrega aún por escribir…
Un día más, y pienso en “rojo”.




(Pensamientos en rojo,2013)