jueves, 19 de septiembre de 2013

El acento en mis manos...


Renovarse o morir…



El acento en mis manos


Me he llevado cada acento de mi último poema.
El amor no entiende de comas.
Me reservo un punto y final más allá de la muerte.
Mientras, me sostengo entre puntos suspensivos.
Habito el verso.
Proclamo a los cuatro vientos mi nombre.
Déjame seguir siendo la pluma que escriba poesía sobre tu piel…
Hoy y, siempre.





(El acento en mis manos, 2013)