Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

Qué son mis manos ya…

Imagen
San Juan, noche de verbena, de nostalgias precedidas tras una hoguera, de recuerdos que se apilan, de quemar lo viejo y cambiarlo por el inicio de cosas nuevas por llegar. Pero cada día se muestra ante nosotros una noche de San Juan, sin querer pero queriéndolo saber. No solo es esta noche una nueva oportunidad. Se perfilan ante nosotros nuevas ilusiones, nuevos retos, nuevos gestos… y en nuestras manos, nunca mejor dicho, se mece el inicio de todas ellas. Desde el amor y el valor que lo sigue podemos conseguir todo lo propuesto. Imagínate que son mis manos y, que tú, eres el fruto a alcanzar… persona, sueño, o demás. 


Qué son mis manos ya…
Qué son mis manos sin tu piel cerca de mí, sin tu cuerpo abanderando mis sentidos; si tu ausencia se adivina con un gesto… con mis manos alzándose sutilmente hacía ti. Qué son mis manos sin el contacto del calor, que tú,  desprendes (siempre) hacía mí. Qué son mis manos  ya, qué son mis manos ya sin ti. Que la vida ya se muestra de otro modo y, que su mueca se…

Y quisiera verte…

Imagen
Como rezaba muy bien Neruda: “Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos.” ¿Alguien se ha preguntado este año dónde fue a parar, precisamente, la primavera? Esta es mi respuesta…


Y quisiera verte…
Y quisiera verte mi niña, pegada la razón en la ventana, con la puerta abierta y todos los sentidos, sentada tú en mi falda y mi mano acariciando cada mechón de tus cabellos. Y quisiera verte mi niña, así tal cual, sin ropas de por medio y con la vergüenza oculta en los bolsillos, tu piel rozando mi piel y, mi cuerpo confundido entre el tuyo. Y quisiera verte mi niña… y quisiera amarte así, así, entre las flores traídas de esta primavera incierta que solo es nuestra y nos pertenece. Dejemos atrás, de una vez, el frío invierno y el verano para otros muchos… la primavera es solo nuestra, ¡y tan nuestra, mi niña!


El verano hace su entrada y, a pesar del paso de las estaciones, siempre habrá una primavera a la que abrigarse. Las aguas vuelven a su cauce…




(Y quisiera verte, 2013)


1936...

Imagen
Trec el cap ensumant tot d’olors del passat… queda molt per dir.
1936…
He dibuixat un somriure a la nit, al record d’aquells temps de nostàlgies compartides. A una terra que molts van llaurar amb les seves pròpies mans. Eren temps de guerra, de fusells arrambats al portals de les cases, de mirades que ensopegaven a cada racó i es parlaven. M’he assegut en silenci pensant en tot allò i en tota aquella ‘gent’ que és la meva. He imaginat moments que he desfet d’aquelles quatre paraules que sempre m’explica la mare. No vaig créixer a la guerra, no, però m’he endinsat i he ensumat tot d’olors i els he fet de debò també meus. Sento veritable tristesa per tots aquells que van morir quan no els tocava per una guerra que no era la seva. En un món en blanc i negre on els colors es pintaven amb les seves pells he buscat també jocs d’esbarjo i converses de safareig. He trobat  cordills i baldufes i matalassos de palla. He vist a les gallines pondre ous i a la mare córrer darrera d’elles. He sentit …

Soy lo que soy...

Imagen
Seré lo que quiera ser, mientras, soy lo que soy… de carne y huesos hasta los tuétanos.

Déjame seguir siendo la pluma que escriba poesía sobre tu piel…  y así siempre.




(Soy lo que soy, 2013)

Abrazado a la tristeza (II)...

Imagen
“En la soledad de aquel banco de la estación… Tu recuerdo. Una lágrima. Y yo.”
Todo comenzó mucho antes que las lágrimas afloraran en el rostro de él. Este solo era el inicio de un largo abrazo que sigue teniéndole por compañía. Nada es agradable cuando la canción que suena no es la que queremos escuchar. Cada lágrima vertida cuenta una historia… y hay mares repletos de ellas; y hay vidas también llenas de ellas… de lágrimas y de historias. El ‘des-amor’ tiñe de negro nubes de azul y rosa; la tristeza se suma pues a ‘nuestros’ días… pero queda aún mucha vida por recorrer. Y abrazado a la tristeza es una historia que aún no ha llegado a su fin… Dejemos que sean las palabras las que decidan. Mi pluma sigue al pie del cañón.

http://lamevaessencia.blogspot.com.es/2011/06/abrazado-la-tristeza.html (Enlace de la primera parte, 'Abrazado a la tristeza...')


Abrazado a la tristeza (II) 
Hubo un día donde mis manos se llenaron de tu ausencia y desde entonces sigo abrazado a tu recuerdo. Abr…