Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

Primavera anticipada...

Imagen
Hay una cita del gran Neruda, poeta donde los haya, que reza lo siguiente:
“Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”
Ya casi no quedan estaciones en el calendario más que sus nombres, pero por suerte siempre  quedaran entre nosotros citas como esta para que sigamos teniéndolas presentes. La primavera siempre existirá mientras haya quien nos la recuerde…



Primavera anticipada…

He plantado un jardín en tu mirada para poder ver la primavera   a través de tus ojos; (siempre que yo quiera).

Te he dibujado entre mis pensamientos, para cuando tú me faltes pueda gozar de todas aquellas flores que tú siempre me regalas; (te pienso).

Hace un minuto que no sé de ti y voy deshojando los pétalos de aquellas margaritas que tanto sé que te gustan; (esperándote).

Y para entonces, cuando quede la última flor entre mis manos: ¿qué será ya de mi amor por ti? ¿qué será de la primavera sin tu existir? … (¿?)

No hay primavera más bonita que tu mirada, ni flor más hermosa que tú. Prefiero un jardín llen…

La vida en un cuento…

Imagen
© fotografía: (Desconozco el autor)

Podría escribir cien veces “ La vida en un cuento” y cien veces sería de distinta manera, porque la vida no es igual todos los días, y si lo es, es simple rutina. Esto me recuerda a un escrito anterior: “Carta a la vida” y también me recuerda a otras ideas que me bailan por la mente. Dicen que para que estas se cumplan hay que dejarlo por escrito, pues ‘ea,’ aquí lo dejo escrito…


La vida en un cuento…
Érase en un mundo transeúntes sin pasaporte en una calle de asfalto y frío, y piedras de cartón. Érase un silencio acompañado por el viento, érase un lunes sin las ganas de un domingo, érase una taza de café entre pensamientos varios, érase tantas y tantas cosas aún por acontecer. Pisadas de pies descalzos a través de cien mil pasos, y un viaje en la mochila, solo quedan las miradas del ayer. Lápices sin punta, historias nunca jamás escritas, muérdago salvaje, y varias hojas de papel. Érase la tinta de los sueños, luciérnagas encendidas, mariposas de alas rotas, solo quedan…