martes, 4 de mayo de 2010

Mi dolor...

Es tu ausencia mi melancolía,
donde mis lágrimas se confunden
con las gotas de una tarde de lluvia.
Es tu ausencia, mi amor,
lo que provoca este dolor.
Cada tarde la misma rutina,
cada tarde mi vista se pierde
en el horizonte; …tras los cristales.
Y cada tarde llueve.
Se torna el paisaje borroso
porque así mis ojos lo quieren.
Cielo oscuro ante tanto desespero,
¿por qué te fuiste mi amor?
Y lloro, y lloro, y sigo llorando,
es la única música que escucho;
…mis sollozos.
Encerrada en esta prisión
de cuatro paredes permanezco,
y me pierdo, y siento un vacío sin ti,
…y no se salir de aquí.
Un grito callado sale de mis adentros;
es tu ausencia lo que provoca en mí
tal desespero.
Recuerdos y más recuerdos se disparan
en mi cabeza sin parar, como un martillo;
y me agarro a un clavo ardiendo.
¿Por qué te fuiste mi amor? me repito.
Y es tu ausencia,
y es tu ausencia mi amor
lo que provoca este dolor.
Si tan solo el cielo se tornara de color,
si tan solo fuera eso,
me ayudaría a sentirme mejor.


Es tan grande tu ausencia,
pero más grande es mi dolor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario