martes, 23 de noviembre de 2010

Me enamoré de ti...



Me enamoré de ti
entre el silencio de tus lágrimas.
Recorrí tus mejillas... acariciándolas,
y me posé en tus labios
acallando el sollozo con un beso.
Me enamoré  de ti.
Susurré en tu oído… un Te Quiero
y seguí el camino hasta tu cuello.
Me enamoré de ti.
Me embriagó la locura en tu pecho
y traspasé el muro hasta tocar el cielo.
Agarré tu cuerpo con deseo
y desperté en gemidos
al cruzar el jardín prohibido
…extasiada,
¡locamente enamorada!

Me enamoré de ti…

Y tú, al fin... ¡despertaste!


No hay comentarios:

Publicar un comentario