miércoles, 9 de febrero de 2011

Amante...


Enamórame con un beso. 
Enamórame en silencio y deja que sea la noche la que hable…


Se viste la noche de gala y tú, desnudo,
me abrazas cual manto de terciopelo
perfumando mi piel con tu aroma,
abrigando mi ser con un beso… ¡tu beso!

Invade la locura, presa de lujuria.
Se enredan los sueños entre el beso y los deseos.
Te pierdes, anhelando mi cuerpo con afán,
…oliendo a delirio y a rosas.

Tú, capitán sin navío.
Yo, barco velero a la deriva.
Tus brazos los remos, mi cuerpo la nave,
…y anclado a mí,
navegas por curvas remando sin fin.
Y te aferras,
en la inmensidad del vaivén de las olas.
Preso, rehén, amante sumiso sediento de amor,
…¡sediento de mí!

Y susurras mi nombre a cada momento,
a cada suspiro…

Placer, que se transforma en gemidos.
Gemidos, que se ahogan en suspiros.
Suspiros, que se pierden con un beso.
Beso, que se convierte en deseo.
Deseo, que se esconde en tu cuerpo.
Cuerpo…
rendido al encuentro,
rendido al momento,
¡rendido ante mí!

Rendido,
 Agotado,
 Vencido,
 ¡Amándome!

Se viste la noche de gala y yo, desnuda,
te abrazo cual manto de terciopelo
perfumando tu piel con mi aroma,
abrigando tu ser con un beso... ¡mí beso!




(6 Febrero 2011)

4 comentarios:

  1. Delicioso intercambio de aromas, de esencias, de almas...
    envidia (sana) del destinatario de tus palabras ;)
    mil besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias KTS !!!
    La lectura de un beso, "muy, muy lento... explorador, colonizador, deslizándose por la mejilla, por la mandíbula, por el lóbulo de la oreja, por el cuello... y un pequeño mordisco, suave..." es lo que ha provocado en mí este sentimiento "Amante" :)

    Mil besos...

    ResponderEliminar
  3. Todo es mejorable... :)
    Mil besos Jesús!

    ResponderEliminar