domingo, 14 de agosto de 2011

Aprendí a Querer...


Aprendí a querer…
En la niñez de aquellos años felices.
Entre los pétalos de alegres margaritas.
Con una sonrisa en mi labios.

Aprendí a querer…
En la melancolía de una tarde de lluvia.
En la soledad de mis palabras.
Entre el silencio de algún recuerdo.

Aprendí a querer…
En la necesidad de un abrazo fiel.
En el despertar de aquel primer beso.
Haciendo el amor entre sábanas blancas.

Aprendí a querer…
En tus brazos.
En tu piel.
En tu cuerpo de arcilla y miel.

Aprendí a querer…
Sin nada que perder.
Amando la vida que, hoy,
a mis pies yo celebro.

Aprendí a querer…
Sin miedo, sin miedo al rechazo.
Desterrando de mi mente las palabras,
odio, rencor, y rabia.

Aprendí a querer…
A quererme.
A quererte.
A querer, sin más.

Aprendí a querer…
Y ya nada ni nadie podrá decirme
que no lo sé hacer, porque yo…
¡sí aprendí a querer!




(14 Agosto 2011)


No hay comentarios:

Publicar un comentario