viernes, 12 de agosto de 2011

Imagino, siempre imagino...


Imaginar, sentir, evocar, descubrir, soñar, amar, desear, querer, suspirar… ¡vivir! Vivir, momentos que anhelan ser sentidos… más allá de la imaginación y el deseo. 



Imagino, siempre imagino…

Imagino, siempre imagino… tu aliento pegado a mi cara, tu aliento rozando mi cuerpo, tu aliento embriagando mi esencia. Imagino… tus manos, caricias benditas, posadas en cada pasaje de mi cuerpo. Piel encendida por tu piel, piel que sonríe a su paso… ¡capricho sentido!
Sí, son tus manos las que siembran el deseo. Y son tus ojos que buscan mis ojos... y cada vez que me pierdo, y cada vez que me encuentro, y cada vez que me asomo, luceros que brillan regando de luz, amor y deseo. Sí, y son tus ojos los que siembran también el deseo.
Imagino, siempre imagino. Y deseo, siempre deseo. Y te imagino. Y te deseo. Y anhelo tu risa y tus besos, tus ojos, tus manos y tu pecho, tus brazos, tu cuerpo y mi cuerpo… tu aliento.
Imagino… cada esquina donde encontrarnos, cada lugar donde perdernos, cada rincón donde amarnos. Imagino una noche amando tu cuerpo. Y tu cara pegada a mi cara. Y tus brazos agarrando lo míos. Y tu piel,  tu piel cubriendo la mía. Y tu cuerpo enhebrando mi cuerpo. Y  un suspiro envolviendo el gemido.
Imagino un esplendido sol e imagino también una espléndida luna llena. Imagino un cielo azul e imagino también un cielo oscuro lleno de estrellas. Imagino tu mundo y mi mundo. Y me imagino rendidos tú y yo al eclipse.
Imagino el amor en mayúsculas, e imagino el verbo entregado a nosotros. Me imagino escribiéndote poesía. Y te imagino acunando el verso amante. E imagino esta quimera rozando tu estela y la huella que deja impresa eternamente en mi alma.
Y al final, imagino… tu abrazo protector y los dulces besos que adormecerán mis sentidos. Y ese perfume que llena la alcoba y conserva el aroma de una noche cualquiera amando tu cuerpo, amando mi cuerpo.
Y así, entregada, te imagino…




(12 Agosto 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario