jueves, 6 de octubre de 2011

Poesía...


El día en que la muerte me alcance y mi voz se calle para siempre, entonces la poesía será la que por mí hable. Palabras dictadas por mis pensamientos e impresas por siempre en tu alma…



Nací en tu piel
el día qué tú,
poesía,
acariciaste mis sentidos.
Ese día donde
los versos hicieron
de mis sentimientos,
dulce melodía.
Y me derramé  en ti
acariciando la belleza
de cada palabra
que mi alma sentía.
Hiciste de mí
lo que soy hoy,
esencia pura.
Y si he de morir,
quiero que sea contigo,
habitando tu piel,
la piel del verso,
en silencio.
Déjame una hoja
en blanco
para dictar
mis pensamientos.
Déjate acariciar
eternamente
por mi pluma.
Tú, poesía…






(6 de octubre del 2011)

4 comentarios:

  1. Qué bello poema... nacer en la piel, piel del verso, morir a su lado... me ha encantado esta esencia, la esencia y sensualidad de tus letras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, María! :)

    Es bonito saber que la gente 'siente' la esencia, la palpa, la toca, y se imprime de ella...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Es veritat, Eva, el día en que la poesía acaricia els nostres sentits, ens desperta també un munt de sentiments i pensaments que ni tant sols sabiem que existien. Com sempre, la teva essència ens envolta de gratificants sensacions...
    M'ha encantat !!!

    ResponderEliminar
  4. Poesía... l'essència de la nostra vida.
    Gràcies Ana! :)

    ResponderEliminar