sábado, 3 de diciembre de 2011

Deseaba, deseo, y desearé...


Deseaba morirme en tus brazos. 
Deseaba encontrarte en los míos.
Deseaba escuchar un suspiro.
Y hoy deseo vivir en tu piel
y perderme en tu cuerpo.
Robarte el aliento.
Y dejar, que tú...
¡me quites el mío!




(8 de Noviembre del 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario