viernes, 15 de febrero de 2013

Versos dormidos...



Un lápiz sin punta.
Palabras dormidas entre pupilas.

Estalla el silencio en una hoja de papel
que amarillea con el tiempo;
¡segundo a segundo!

(en un reloj que avanza sin piedad)

¡No se desliza el verso,
no estalla la poesía!

Me sigue faltando el aire.

Y aún así, sigo siendo…
pluma entregada al principio.

Preñada de toda ella,
¡a gritos, fiel!







(Febrero 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario