martes, 26 de marzo de 2013

Pensamientos mil...


A veces pienso, siento, me expreso… sin más.


Pensamientos mil…


Sabes, hay veces que busco algo sin saber el qué. Consumo cada segundo del tiempo en hacer de las sensaciones mi modo de vida. No te busco a ti, o quizá sí. No busco nada que sea del otro mundo. Simplemente algo que haga de mis días un qué especial. Y no pretendo ser la oveja de un rebaño; yo soy yo y, tú eres tú… así, imperfecta tal cual, imperfecto tal cual. Busco algo que me haga feliz… un color, un sabor, un aroma, un instante, un simple paisaje. Y mi dicha es saber que casi siempre lo consigo. Qué más da si el día es gris si siempre hay un sol que luce igual de bien con cada estación. Me da a mí que la primavera es sincera cuando muestra ante mí sus colores  y acaba regalándome  su manto de flores. Qué más da si las lágrimas acarician mis mejillas, o si la vida ha decidido que hoy no me sonríe… ya lo haré yo. Rebuscaré entre los colores la alegría y, si hace falta, pintaré cualquier instante que me haga feliz. Aunque pensándolo bien, dejar un hueco a la tristeza no me hará ningún mal si sé que solo se trata de un billete de ida y vuelta. La vida no solo es plantar un árbol, escribir un libro o tener hijos. La vida da para mucho más. La vida es un viaje hacia lo que nos hace feliz, y la felicidad no depende de los demás. No te busco a ti, o quizá sí. Sabes, a veces pienso  que todo es tan complicado… y en el fondo sé que no lo es. Las cosas simples ante nuestro mirar son las más bellas… y yo busco esos momentos también. Te pienso infinito. Te busco sin límites. Te quiero absoluto. Eres tú lo que yo busco, seas lo que seas… Eres tú, pasión…  pasión infinita, pasión sin límites, pasión absoluta.
Solo busco algo y hoy también lo encontré.

Sabes, hay veces que busco algo sin saber el qué…
y hoy encontré mi pluma, sin saber, pero sabiéndolo también. Todo tiene un por qué.





(Pensamientos mil, 2013)


No hay comentarios:

Publicar un comentario