viernes, 21 de junio de 2013

Y quisiera verte…


Como rezaba muy bien Neruda: “Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos.” ¿Alguien se ha preguntado este año dónde fue a parar, precisamente, la primavera? Esta es mi respuesta…



Y quisiera verte…

Y quisiera verte mi niña,
pegada la razón en la ventana,
con la puerta abierta
y todos los sentidos,
sentada tú en mi falda
y mi mano
acariciando cada mechón
de tus cabellos.
Y quisiera verte mi niña,
así tal cual,
sin ropas de por medio
y con la vergüenza oculta
en los bolsillos,
tu piel rozando mi piel y,
mi cuerpo confundido
entre el tuyo.
Y quisiera verte mi niña…
y quisiera amarte así,
así,
entre las flores traídas
de esta primavera incierta
que solo es nuestra
y nos pertenece.
Dejemos atrás, de una vez,
el frío invierno
y el verano para otros muchos…
la primavera es solo nuestra,
¡y tan nuestra, mi niña!



El verano hace su entrada y, a pesar del paso de las estaciones, siempre habrá una primavera a la que abrigarse. Las aguas vuelven a su cauce…





(Y quisiera verte, 2013)



No hay comentarios:

Publicar un comentario