jueves, 3 de octubre de 2013

Eclipse de amor...

                                                 
La piel que habito. De vuelta a mis orígenes…





Eclipse de amor…


Del sol nació el deseo que la luna ahora contempla como un eclipse en toda su plenitud:
mi cuerpo desnudo y el tuyo muy dentro de mí.
Y al vaivén de las olas, y al compás de la mar, y en el silencio callado, y el suspiro final. Se mece cual capitán con su navío arrancado el deseo que penetra sin cesar; desgarrando cada letra de nuestros nombres y aventurándose el verbo una vez más, ¡sin piedad!
Y es tu boca una fuente y son tus pechos dos cántaros que sacian mi sed, y es tu ombligo el límite de un umbral a cruzar. Y, ferviente el deseo no se detiene y avanza a medida que la piel grita ese momento tan esperado, y así, cada vez, más y más. Y así, otra vez, más y más y, cada vez, mucho más. 
De las mieles que yacen en nuestros labios solo queda un último beso final.

Quedan muchas noches en el calendario para poder navegar.
Quedan muchas lunas para podernos, tú y yo, amar.






(Eclipse de amor, 2013)



No hay comentarios:

Publicar un comentario