lunes, 20 de enero de 2014

Avenida luna...



Avenida luna,
trece de noviembre,
son las nueve y media
y algún que otro minuto de regalo.
No hay gente en la calle,
las aceras están vacías,
las papeleras llenas;
y echan humo las alcantarillas
en una ciudad de alto consumo.
El idioma es lo de menos
cuando es el silencio quién
siempre acaba hablando.
Avenida luna,
misma fecha,
diez y cuarto de la noche,
y una taza de té caliente entre mis manos.
No hay gente en la calle,
las luces medio apagadas
en una ciudad casi dormida.
No hay gente en la calle
afuera hace frío,
y aquí dentro no distingo
la temperatura.
Avenida luna,
mediados de noviembre,
once de la noche,
una taza de té vacío,
un libro medio abierto,
y un televisor apagado en blanco y negro
mientras consumo el último cigarrillo del día.
Avenida luna
en un calendario casi agotado,
casi media noche,
y yo, aquí, aún despierta
contemplándote.
Avenida luna
eres tú en mi firmamento
y la calle 42 donde vivo.
Avenida luna,
catorce de noviembre…




(Avenida luna, 2014)


No hay comentarios:

Publicar un comentario