lunes, 20 de enero de 2014

Es tiempo…




Es tiempo…
Es tiempo de flores marchitas,
de árboles desnudos,
de amores sin rumbo.
Es tiempo de mares revueltos,
de olas exhaustas por tantos abrazos,
de despedidas servidas
en traje de baño.
Es tiempo de idas,
es tiempo de venidas,
de suelas gastadas,
de miradas perdidas.
Es tiempo de leña recién cortada,
de fuego quemado,
de brasas encendidas.
Es tiempo de olores extraños.
Es tiempo de frío.
Es tiempo de frentes arrugadas
frente al espejo del alma,
de ojos caídos,
de sonrisas sin alegrías,
de manos perdidas en los bolsillos;
de cuerpos alicaídos.
Es tiempo de caras lavadas
sin rastro de maquillaje,
de andar por casa con el pijama a cuestas,
de pies enfundados en calcetines usados.
Es tiempo de ausencias,
de soledades buscadas,
de abrazos tan solo dibujados.
Es tiempo de libros abiertos,
de libros cerrados,
de páginas en blanco.
Es tiempo de horas regaladas
sin previo aviso.
Es tiempo de todo aquello
que, sin querer,
acabamos tejiendo
entre algunos pocos recuerdos.
Es tiempo de lunas olvidadas
en un viejo cajón de la cocina.
Es tiempo de otoño
en pleno invierno;
noche oscura…




(Es tiempo, 2014.)



No hay comentarios:

Publicar un comentario