domingo, 21 de julio de 2013

Ayer y hoy...


Era ayer y no hoy. Era ayer cuando las alegrías se mezclaban con la brisa, cuando el respirar se convertía en el motor de nuestra vida, cuando las sonrisas maquillaban nuestros rostros; era ayer. Y era así, tan cierto como tú puedes leerlo ahora. Pero era ayer y no hoy, no te confundas. Era ayer y, no hace tanto. Pero hoy, crece aquel recuerdo de ese ayer, sinónimo de antaño y, podría ser, que el ayer se presentara ahora mismo, ten cuidado… porque si es así, si es hoy que se presenta, ten tu abrazo preparado, que las alegrías no se pierdan otra vez en ese ayer. Y si es hoy, empieza a esbozar esa sonrisa que te apremia, pero no te quedes más anclado en el ayer. Que los recuerdos pasados son tiempo presente y las almas nunca mueren aunque los ojos se cierren y el tiempo suceda... mientras tanto.

Ten presente en este hoy el cariño que ayer siempre te mostraron…





(Ayer y hoy, 2013)



No hay comentarios:

Publicar un comentario